martes, 16 de febrero de 2010

Porno, Chávez y poco más

Contar en casa con un aparato de televisión que funciona (porque hasta ahora lo tenía desconectado… o quemado) tiene sus pegas. La primera de ellas, que me ocupa de momento tanto tiempo que casi no salgo a la calle ni adelanto parte del trabajo en casa. Estoy en la fase previa de aprender a utilizar este trasto; no es que me interese demasiado, pero la única forma que tengo de curiosear por las ondas es aprender a arreglar el estropicio que causo cuando toco un botón incorrecto del mando incorrecto, porque para ver la tele necesito dos mandos a distancia diferentes, sin posibilidad de servirme de los botones de toda la vida. Sonará a cavernícola, pero son cosas que nos ocurren a los pocos que nunca nos hemos interesado por tener un televisor, una cadena estéreo, un DVD, ni nada que se les parezca.

Aclaro que escribo este mensaje el 8 de febrero, cuando llevo 48 horas de televisión...

Creo que cuento con unas dos mil y pico cadenas de televisión diferentes, aunque más de la mitad están encriptadas, no se pueden sintonizar. En Argelia tengo siempre una curiosidad sociológica por conocer la forma de actuar y de pensar de la gente, de modo que ya estaba más o menos informado de los gustos televisivos de los argelinos. La diferencia es que ahora estoy investigando sobre el terreno, con el mando en mi mano. Y he descubierto infinidad de curiosidades. La más llamativa, que casi la mitad de las cadenas son de contenido para adultos, eufemismo para denominar a la pornografía, que lo único que ofrecen es anuncios para llamar a números de teléfono, supongo que de tarificación especial. Como la emisión vía satélite no entiende de fronteras, los anuncios se ofrecen en diferentes idiomas, incluido el árabe. Son muy pocos, de todas formas, los que indican específicamente a qué número deben llamar los pornoadictos argelinos. En masculino, en cualquier caso, porque ninguno de los escasísimos anuncios destinados a la clientela femenina incluía referencias a Argelia ni a cualquier otro país del Maghreb.

Más allá de que las chicas que aparecen en estas cadenas sean en general jóvenes y guapas (el maquillaje hace milagros), mostrando generosamente no sólo sus pechos, caderas, muslos y nalgas, sino sugiriendo penetraciones sexuales y felaciones, me ha parecido patético el aspecto mercantil de todo eso y aburridísimas las emisiones. ¿Puede haber gente enganchada a ver anuncios eróticos y con tan poco sentido común como para llamar a los números que se le indica? Supongo que sí, porque de otra forma no subsistirían esas emisiones. Y no creo que sean muchos los espectadores con mi curiosidad sociológica de adivinar nacionalidades, reconocer mismos anuncios en diferentes cadenas y números de teléfono idénticos en diferentes anuncios. Y, aún así, al cabo de un par de horas acaba uno harto de no encontrar en su televisor nada decente para ver (pocas veces mejor aplicado el término, por cierto).

En realidad la otra mitad de las cadenas que se sintonizan no se dedica a esta actividad, afortunadamente. Hay mayoría de Alemania, Rusia y Sudeste asiático, que nada tiene que ver con los gustos de Argelia. Lo que más ven los argelinos es Al Yasira, en sus varios canales, las cadenas francesas y alguna cadena polaca, sobre todo una llamada Viva, que emite videoclips musicales y que causa furor entre la gente joven. El antenista que me instaló las parabólicas me indicó que me había “flasheado” las cadenas francesas. No sé lo que significa el término, pero debe ser algo así como que había desencriptado algunas cadenas que en principio son de pago. Supongo que esa es al razón por la que sintonizo 31 cadenas “normales” en francés y sólo 12 en castellano. De todas formas, en cuanto se me pase la mencionada curiosidad sociológica, me da la impresión de que el televisor se va a pasar muchos días apagado.

Una de las cosas más divertidas que me he encontrado en mi navegación televisiva ha sido la tele del gorila Chávez. Supongo que lo encuentro divertido porque no soy venezolano y no tengo que soportar su dictadura, que hace que valore las virtudes democráticas argelinas como un bien casi divino. Esta cadena emite sus discursos en directo y hasta en diferido. Explica las maravillas de su gobierno, que ha mejorado la calidad de vida de los venezolanos y hasta sale en pantalla un supuesto experto manifestando que en Venezuela lo más importante es que ahora se goza de libertad y de democracia socialista como en ningún otro lugar. Se le ve a Chávez paseando por Caracas y decidiendo qué edificios y negocios hay que expropiar para acabar con los reductos capitalistas y especuladores. Lo triste es que si una parte de la población venezolano está siguiendo a semejante individuo será porque detrás habrá una larga historia de corruptos y sinvergüenzas que durante un tiempo habrán gobernado el país preocupándose sólo de su bolsillo.

Hace unos años los argelinos no contaban más que con una cadena local de televisión, a la que irónicamente llamaban “la única”. Por aquel entonces prácticamente todo el mundo contaba ya con una antena parabólica para acceder a las cadenas extranjeras, principalmente las francesas. El “afrancesamiento” cultural ha perdido importancia en las últimas dos décadas, debido a que la arabización de la educación ha llevado a que cada vez sean menos los que se expresan fluidamente en francés y que la islamización social ha considerado moralmente más correctas las cadenas procedentes de países árabes. Es curioso cómo durante el Ramadán se considera casi pecaminoso acceder a las cadenas occidentales, algo que no he acabado de entender. De todas formas, la oferta televisiva local se ha incrementado de una a cuatro. En los últimos meses las emisiones de la televisión argelina se tiñen de guiños al fútbol, una fórmula perfecta para tener a los argelinos pegados a la pantalla, aprovechando que el furor nacionalista se disfraza ahora de “defensa” de la selección nacional.

5 comentarios:

Paco dijo...

Antes de Chavez, estabamos al borde del abismo...con Chavez, dimos un paso adelante (dicen ellos)

Apaga la tele o mejor...pégale fuego otra vez!!!

Fran dijo...

HolaEstoy pensando en ir a Argelia a probar fortuna, ya que el tema de la construcción está chungo y sólo queria decirte que me encantan tus relatos.

Germán

maria dijo...

Hola!!
En diez días me mudo a argelia, a trabajar en la construcción y leer tublog me está ayudando a conocer la vida allí. Aun así estoy un poco nerviosa.
Hace unos días te escribí un mail, si puedes y tienes tiempo, te agradecería mucho que me contestaras, a ver si así me tranquilizo un poco.

Un saludo y gracias. María José.

sami dijo...

lastima que argelia ha perdido su afrancesemiento antonio , me acuerdo hace muxo años atras argel era una capital muy abierte,muy limpia,argela la blanca,pero ahora no ya no es lo que era todo ha cambiado en el sentido negativo.pues si los argelinos han perdido su afrancesemiento despues el arabisacion total del pais,hoy estamos pagando el precio mas caro de unos politicos oportunistas,corruptos y creo que en las dos ultimas decadas se han producido muxo teroristas,integristas,religiosos, parados que medicos y intelectuales.......

Rafa dijo...

sobre chavez.... no tengo palabras, es indescriptible....
fran, piensatelo muy bien.... hay gente en argel que preferiria estar en el paro antes que aqui... aunque luego nunca dejan el trabajo.. algo que tampoco entiendo...
maria!!! bienvenida!! aunque ya llevaras tiempo por aqui y ya te habras dado cuenta de lo maravilloso que es esto.... jejejjejjejje suerte!!
jad, sin duda alguna el viva polsky es el mejor canal del hotbird..... te lo recomiendo!!!