jueves, 7 de mayo de 2009

Cosas de allá

La mayoría de los lectores de este blog son vascos. ¿Razón? Yo también lo soy y escribo pensando fundamentalmente en mis amigos. Como la mayoría de ellos vive en Bilbao y alrededores, al final resulta que casi una cuarta parte de los accesos al blog tiene su origen en Euskadi.

Pese a lo anterior, normalmente escribo sobre Argel, sobre Argelia. Y no sobre mi tierra. Voy a hacer una pequeña excepción para hablar de fútbol y de política.

Estos días se está viviendo en Bilbao una verdadera fiebre futbolera. Muchos balcones están engalanados con banderas del Athletic, los escaparates lucen los colores rojiblancos, no hay conversación en la que no salga a relucir el club de nuestros amores y la mejor forma que tienen muchas empresas para sortear la crisis y fidelizar a su clientela es ofrecerle algo relacionado con el Athletic, desde un sorteo para una entrada que permita asistir a la final hasta algún detalle relacionado con el equipo. Todo vale en estos momentos.

Escribí en su momento, cuando ganamos (sí, en primera persona del plural, porque allí hemos ganado todos, no sólo los jugadores) la semifinal que, en caso de conquistar el título de Copa, el jueves 14 de mayo será festivo en Bilbao. Y no es una forma de hablar, sino algo absolutamente serio. Ójala haya oportunidad de comprobarlo.

La demanda de entradas en Bilbao ha sido brutal. Si no me equivoco, fueron 170.000 los vizcaínos que se inscribieron en el sorteo de la Diputación para repartir las pocas entradas que el Club les había entregado. Además de venderse y revenderse la totalidad de entradas puesta a la venta para acudir a Valencia, se han vendido todas las entradas para ver el partido en directo desde el campo de fútbol de San Mamés. En diferentes puntos de la ciudad se están instalando pantallas gigantes para poder seguir el partido desde la calle. Todo esto es algo que para alguien ajeno a Bilbao suena a fantasía, a ciencia ficción. Pero resulta real. Y los aficionados sueña con esa posibilidad de vencerle al Barcelona porque contra el mejor equipo del mundo no habrá simplemente once profesionales en el terreno de juego, sino once personas que saben que están ante los noventa minutos más importantes de toda su vida como deportistas, que si consiguen ganar serán para muchos cientos de miles de personas unos héroes de por vida, futbolistas para la leyenda.

Me hacía mucha ilusión asistir al partido, pero no va a poder ser. Intentaré verlo en Argel. Aún no sé cómo, porque en mi casa no tengo televisor. Tengo que enterarme de otros españoles que vayan a verlo juntos para hacerlo con ellos. Claro que igual no les hace mucha ilusión compartir el espacio con un león desenjaulado.

Cambiando a la política, son varias las personas que me han preguntado qué me parece el cambio en el Gobierno Vasco. Pienso que la alternancia en el gobierno es buena, que el hecho de que un mismo partido, el PNV, se haya mantenido en el poder durante más de treinta años no sólo genera ineficacia, sino carencias democráticas, amiguismo y acentuar algo que siempre ha ocurrido allí, que confundieran el ser vasco con el ser de su línea política. La sociedad vasca está repartida casi a medias entre nacionalistas y no nacionalistas. Hay una parte de la población que no se siente ni quiere ser española y otra que no desea que se marquen diferencias con el resto de España. La realidad es que un gobierno debe serlo de todos y hasta ahora no lo ha sido y además no lo ha pretendido ser. Por otro lado, el nuevo Lehendakari me parece una persona mucho menos capaz que el anterior, con graves lagunas formativas. Un ZP a la vasca. Sin embargo, me gusta más el equipo que ha elegido en las áreas política y social que en la económica. Euskadi pasaba por ser una de las regiones más ricas de España, con menor tasa de paro; y las ideas que han dejado entrever los nuevos responsables no me merecen ninguna confianza. Espero equivocarme.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tambien soy una lectora de tu blog vasca pero vivo fuera de la tierra. No soy fan del Atletic (faltaria mas siendo Donostiarra!!) pero espero que consigas ver el partido y ya de paso que gane tu equipo.
En politica no me meto porque creci en un ambiente en el que hablar de politica era tabu...simplemente porque mi madre era andaluza/latifundista y mi padre vasco que sufrio los horrores de Franco...
Tambien llevo muchos anios fuera de Euskadi y no estoy muy al dia pero me ha hecho mucha ilusion que hicieras mencion de nuestra tierra en tu blog. Gracias.
Saludos. Ines

José Antonio Doñoro  dijo...

Gracias, Inés.
Yo tengo ya todo dispuesto para la victoria.
Ya ves que yo hablo de todo, sin tabues. Pensar diferente es bueno, no hay por qué esconder las diferencias. A mi me enriquece la opinion de los que piensan diferente.