viernes, 16 de enero de 2009

Insecticidas JAD

El sentido de la higiene ha mejorado mucho en Argelia. Yo recuerdo ahora a mi vecino de Annaba en 1993 moviendo las cucarachas de su habitación para pasarme el manual de instrucciones de un electrodoméstico y creo que esa estampa es ahora impensable. En Argel, además, existe una conciencia social de la importancia d ela higiene para evitar enfermedades y la propia administración pública fumiga las calles en verano. El servicio de recogida de basuras también ha mejorado enormemente y no es Argel mucho más sucio que Casablanca o El Cairo, por poner dos ejemplos.

Lo que sigue habiendo es cucarachas, las típicas de unos cuatro centímetros de longitud. Y en el interior del país la presencia de las moscas resulta insoportable.

La pregunta de mis amigos suele ser si yo tengo cucarachas o bichos en casa. Suelo responder que no se atreven. El bicho que entra vivo sale muerto. Cuando estaba haciendo la mudanza me encontré una araña en mi dormitorio y la maté en presencia de mi propietario y del persianero. Mi propietario me dijo que debería haberla sacado de casa, no matarla, porque la araña tiene otorgada una respetabilidad en el Islam. Yo me encogí de hombros y le respondí, más o menos:
- Lo siento, la próxima araña que se vaya a la mezquita para que la cuiden; pero que no entre en mi casa que aquí las mato.

Los primeros días de llegar a mi casa apareció alguna que otra araña, varios mosquitos y otros bichos de más o menos misma calaña. Sin embargo, resultó efímero, en una semana desparecieron. ¿Dónde está el secreto? Hay que encontrarlo en la fotografía de las baldas del retrete de mi casa:

Es un armario a la argelina, que me encontré ya hecho y que me presta buen servicio. Una fotografía más cercana de la balda inferior muestra el arsenal con el que gano cada batalla.

No están incluidos un par de botes de insecticida de tamaño familiar. Se trata de productos que aplico de modo preventivo, sin esperar a que haya insectos en mi casa. Un par de veces por semana me paseo por la totalidad de esquinas de mi casa para rociarla de insecticida y acabar con los insectos rastreros. Y casi todos los días pulverizo cada una de las habitaciones para que desaparezcan los insectos voladores.

Pero no es mi único arsenal. En la balda superior guardo más, como podía verse en la primera fotografía y que ahora también amplío.

La mayoría de la gente en Argelia no emplea excesivamente los insecticidas más que cuando ya tienen el insecto metido en casa. Y existe además un espíritu de fatalidad en todo ello. La creencia popular es que los insectos locales, especialmente las cucarachas, son extraordinariamente resistentes a cualquier tratamiento. Un segundo comentario es que cuando hay insectos en casa es que suben desde otro piso o desde la calle, que la culpa es de otro. Y la respuesta en ambos casos es que no merece la pena hacer nada. Pero ambas afirmaciones son falsas, como me ha demostrado la experiencia.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

brrrrr! ¡qué miedo das con todos esos artefactos en tu poder! Yo, personalmente, prefiero convivir con cucarachas y otros bichos (de hecho lo hago de vez en cuando, y con esto no me refiero a personas) que echar insecticida. Este tipo de productos fomentan la destrucción de la capaz de ozono y... otro punto importante: ¡huelen fatal!
Un besazo!
Laia

Anónimo dijo...

Recuerdo cuando España no era rica, y tenia en sus entrañas ciertos bichitos rondando en el interior de sus casas, recuerdo como estaba familiarizada con las cucarachas y una de mis preocupaciones nocturnas era la de no tener un amante nocturno inoportuno q saltara literalmente desde el techo..........Podria contar mil y una anecdotas de cucarachas y no precisamente Argelinas.
Aunque tambien conoci alguna q otra en Argelia, no se cuanto costara hay en argelia un tratamiento de plagicidas aqui ronda los 240 e o 300, no se si esta al alcance de todos los bolsillos lo q si se q todos esos insecticidas te van a envenenar........, o lo estas ya!

Maica

José Antonio Doñoro  dijo...

Hola, Laia.

Yo no puedo convivir con insectos. Por eso reclamo mi espacio.

Respecto a la capa de ozono, varias consideraciones. La primera, que se destruye de manera natural, lo que hay que conseguir es sostenibilidad. la segunda, que los aerosoles actuales no llevan componentes fluocarbonados, que son los que interaccionan con las moléculas de O3, según tengo entendido. Y tercero, que no todos mis inecticidas son aerosoles.

Lo del mal olor es verdad. He encontrado un spray que venden en Argel, que noe s un aerosol, y que presenta un olor agradable. No aparece en la fotografía, porque tengo más de lo que enseñé.

Un beso y gracias por leerme.

José Antonio Doñoro  dijo...

Hola, Maica.

Yo no vi de pequeño ninguna cucaracha en España. Había oído hablar de chinches, pulgas y demás, pero jamás vi nada de todo eso en Bilbao.

Iba a contarte mi experiencia, pero lo voy a hacer en el post de mañana 18 de enero, si te parece.

Una desparasitación es bastante más barata en Argelia, pero dudo de que sea igual de efectva, la verdad.

Lo de estar envenenado, tengo una duda. Hace poco compré en Argel pastillas antipolillas en forma de bolas de alcanfor o naftarina, no conozco la diferencia. Cuando me dejo el armario abierto, que son las más de las veces, me acaba oliendo el dormitorio a ese olor tann poco agradable pero que muchos relacionamos con la ropa de la abuela. Hace unso dáis me dijeron que su uso ha sido prohibido en la Unión Europea y no sé si es cierto. Me ha entrado la duda de no saber si me estaré envenenando.

Con los demás productos no me enveneno, no te preocupes.

Un beso y gracias.

may dijo...

Yo tengo la gran suerte de vivir en el sur de este gran pais, y os puedo asegurar no tener q desplazarme hacia la niñez para poder disfrutar de su presencia. No discuto y es seguro Jose Antonio q tu has tenido la suerte de estar mejor situado si hablamos del tema encuestión,geograficamente hablando, pues es seguro q con el frio les debe de costar sobrevivir....
El tema da como para un manuscrito de compañias no deseadas.

Maica.

José Antonio Doñoro  dijo...

¿En serio? "disfrutar de su presencia", lo que es disfrutar... en fin, hay gustos para todo.

A ver si esta noche saco tiempo para contar mi primera vez.

Anónimo dijo...

Madre mía sí que hay cantidad de comentarios sobre las cucarachas! José, de la capa de ozono, ni idea, no estoy informada, pero desde luego de "manera natural" no sé yo si se destruye. Pero me informaré mejor para la próxima vez.
Respecto al mal olor, me refiero a olores fuertes, tanto si huelen bien o mal.
Cucarachas, desde luego has tenido suerte. Yo he vivido con ellas desde pequeña, en Valencia las hay negras y pequeñas, o rojas, grandes y voladoras. En cuánto al miedo que te caigan del techo, Maica, es complicado que hayan en tu habitación, ya que se suelen situar cerca de las tuberías, es decir, cocina y cuarto de baño. Simplemente hay que preocuparse de cerrar la puerta de dichos lugares para que no se escapen.
Con chinches y pulgas también he ocnvivido y en España, claro que sobretodo en campamentos de verano. Y piojos he tenido unos cuantos. Y casi odiaba más el olor a vinagre rancio que me echaba mi madre que el picor que daban sus mordiscos!
Besos a todos!!

José Antonio Doñoro  dijo...

Hola.

No soy experto, pero tengo entendido que el ozono es un isótopo del oxígeno, una molécula formada por tres átomos de oxígeno,que se genera de manera natural y a la vez va reaccionando en la naturaleza, porque las radiaciones transforman en una reacción química sus moléculas en oxígeno. Es un proceso natural y si no existiera la capa de ozono no cumpliría su función de combatir la entrada de rayos ultravioletas.

Por cierto, el ozono es desinfectante y podría servir paar evitar microbios... pero no cucarachas.

Yo no he convivido con esos otros bichos. ¡Qué horror!