martes, 6 de enero de 2009

Mi carta abierta a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos:

Me llamo José Antonio y soy un niño un poco grande. 47 añitos ya. Pero con un espíritu infantil que me permite escribir cartas como ésta.

Como ya hasta mi Presidente del Gobierno reconoce que hay crisis, creo que sería muy egoísta por mi parte enviaros una larga lista de encargos. De modo que mis peticiones no os costarán dinero.

Este año he sido casi muy bueno. Debería decir que me he portado regular o, en fin, para qué engañaros, si lo sabéis todo, que he sido malo. Yo no quería, pero estuve bastantes meses enfermo y acabé con la paciencia de mucha gente. Sobre todo de mi familia, que se ha portado muy bien, sin un solo reproche a tantos desplantes. Aún lo sigo haciendo, me refiero a eso de no actuar demasiado bien y perder los estribos con facilidad, porque no me he curado del todo, pero estoy realizando muchos esfuerzos para que en la carta del año próximo pueda escribir, y esa vez de verdad, que he sido bueno.

Por eso, este año sólo quiero pediros que me traigáis salud. Quiero acabar de curarme, quiero ser yo. Y quiero que consigáis del corazón de cada una de las personas a las que he hecho y todavía hago sufrir que me perdonen de corazón, no sólo de palabra, que sepan que detrás de ese ser tantas veces insoportable hay una buena persona.

Para mi hermano Nacho os pido sabiduría, para que dentro de unos meses sepa tomar la decisión más correcta de entre las que dan vuelta por su cabeza. Y una vez que lo tenga claro, que encuentre los apoyos necesarios. Para Borja, a ver si encontráis algo que lo haga más asertivo. Siempre viene bien una luz en las tinieblas, igual también podéis hacer algo. A mis padres, salud y amor. Aunque como de salud están ahora muy bien, casi es mejor no tocarlos, que sigan así; limitaos al apartado del mutuo amor.

Para mis amigos os pediría muchas cosas, pero os voy a mandar esta carta a través del blog y casi es mejor que ninguno se vea directamente mencionado. Sólo iba a mencionar cosas buenas, pero dice el refrán que no está el horno para mucho bollos. Así que generalizaré y sólo pediré que sean muy felices, que sigan siendo mis amigos el año próximo y que ninguno se muestre mosqueado si a veces resulto excesivamente efusivo, casi empalagoso, y otras apático.

Para el resto del mundo os pido amor. Lo sé, es muy difícil, me vais a responder, como en el chiste, que me olvide lo de la crisis y pida algo muy caro en lugar de esto… En fin, llegad hasta donde podáis.

Acabo contándoos un secreto. Siempre había oído decir que la noche del 5 al 6 de enero es la noche de la ilusión. Me parecía muy exagerado, pero he descubierto que es verdad al dejar escribir al niño que llevo dentro. No tenía nada pensado cuando he empezado, me ha salido de corazón y ahora me hace ilusión el resultado. Porque me imagino a tres magos concediéndome todo lo que he pedido y, ¿para qué quiero más?

3 comentarios:

Farid dijo...

Mi carta a los Reyes Magos :

Espero que pocas sean las lagrimas en el próximo año 2009, que las alegrías estén siempre presentes para todos, que los corazones estén abiertos, que las cosas pequeñas como la envidía, el odio sean paradas en el momento de su nacimiento, que el perdón y la comprensión superan las amarguras y las desavencias, que este pequeño mundo sea cada vez humano, tolerante y justo, que todo lo que soñamos, imaginamos y intuimos se transformen en realidad , que para el 2009 todos alcancemos paz, felicidad, armonía, salud y amor. Era el contenido de mi carta escrita a los reyes magos de Palencia con la firma de José Antonio puesta debaja la mía .

José Antonio Doñoro  dijo...

Lo sé, Farid. Yo mismo te pedí que pusieras también i firma. pero si tu permiso no lo iba a comentar en el blog.

Un abrazo y recuerda lo que ya hemos hablado en privado.

Farid dijo...

Hecho José Antonio; otro abrazo para ti.