miércoles, 8 de abril de 2009

Reflexión reelectoral

Mañana jueves se celebran re-elecciones presidenciales en Argelia. El pueblo elige presidente, aunque la realidad es que al pueblo se le va a hacer es creer que reelige libremente presidente. Y lo peor es que la mayoría se lo creerá. Me refiere a lo de "libremente".

En Argelia no existe la alternancia política. Las elecciones, todas, se ganan y controlan desde el poder. Durante los últimos años la duda estaba e saber si el poder iba a volver a presentar al actual presidente o se iba a ofrecer un nuevo candidato. El hecho de que la constitución limitara a dos el número de mandatos presidenciales no era mayor obstáculo. De hecho, cuando Bouteflika decidió seguir en el poder se limitó a modificar la constitución aprobada en referéndum, sin consultar para este cambio con el pueblo.

El proceso electoral es el propio de cualquier república bananera, con un desequilibrio de fuerzas esperpéntico. Yo hice la prueba de pasear contando hasta quinientos carteles de los diferentes candidatos para así poder estimar el porcentaje de cada uno. ¿Resultado? Los quinientos de Bouteflika, porque los pocos que vi de otros candidatos habían sido rotos y yo iba contando carteles intactos.

Los dos únicos partidos políticos de perfil democrático, el RCD y el FFS, han solicitado la abstención, en parte para poder capitalizar a su favor el hastío de buena parte de la población en la capital y la Cabilia. Los otros candidatos que se han presentado lo han hecho para poder alcanzar una mínima notoriedad pública o por un absurdo ego personal, caso de Touati y de Hanoune. Pero nadie se plantea siquiera la existencia de una segunda vuelta por no conseguir Bouteflika la mayoría absoluta en la primera. Es más, ni siquiera la administración pública ha previsto esa eventualidad.

No sé si se ha publicado alguna encuesta, pero sí que se han realizado muestreos. A mí me llamaron por teléfono hace unos días y la pregunta directamente era si iba a acudir a votar a Bouteflika, a lo que respondí que era extranjero y por lo tanto sin derecho a voto.

Creo que queda tan poco margen para la sorpresa que me voy a lanzar a emitir un pronóstico. Me imagino que se anunciará que ha votado aproximadamente dos tercios del cuerpo electoral, excepto en Argel, Tizi Ouzou, Boumerdés. Bouira y Bejaia, donde no llegará al 50%. Y el actual presidente Bouteflika se dirá reelegido con el 80% de los votos emitidos. Ya veremos en cuánto me equivoco.

Todo este proceso electoral ha costado mucho dinero al país. La administración se encuentra paralizada. En muchas provincias, wilayas, el principal trabajo de los últimos dos meses ha sido preparar la visita del Presidente para que se diera un baño de masas, con infinidad de dossieres bloqueados. Los intereses presidenciales han llevado a utilizar aviones de pasajeros para desplazamientos por el país, anulando vuelos comerciales. El Hotel El Djazair de Argel, quizás el cinco estrellas más agradable de la ciudad, ha sido completamente cerrado durante la primera quincena de abril, para uso de la presidencia, sabiendo que sus trescientas habitaciones, de un coste medio de doscientos euros cada una de ellas, suelen estar ocupadas en la época de Semana Santa por visitantes extranjeros.

La foto que adjunto fue tomada en la noche del lunes, último día de campaña, en la Plaza Audin. La pantalla gigante, las banderolas, los carteles de los alrededores, todo lo que se ve o vislumbra en la foto, pertenece a la campaña del único candidato que ha contado con el apoyo de la maquinaria del Estado.

9 comentarios:

seronero dijo...

A mi me gustaría saber cual es la democracia perfecta.

En España tenemos varias opciones para elegir, pero luego hacen lo que les da la gana con un poder judicial supeditado a la matemática electoral.

Un abrazo

miquel dijo...

Como siempre has retratado la realidad tal como es. En este pais la democracia es una ilusión, mejor un espejismo.

Saludos.

José Antonio Doñoro  dijo...

Y a mí también. desde luego, la nuestra no lo es, Seronero. En nuestro caso son los partidos políticos los que ponen y quitan a quien quieren y ellos se reparten el pastel. En Argelia son los clanes familiares, que llaman "los militares" los que deciden y además viven como sultanes con uan población empobrecida.

José Antonio Doñoro  dijo...

¿Sabes, Miquel? Una democracia no funcionaría en Argelia. Y si lees el programa electoral de los otros candidatos, te echas las manos a la cabeza. Que uan trotskista pueda conseguir el segundo puesto porque Bouteflika dijo hace un par de meses a los franceses que es la única con sentido del Estado y ahora en la cocina electoral se le puede dar ese premio, es para salir corriendo.

Anónimo dijo...

No sabes cuanto me alegro haberme tropezado con tu blog.
Tu 'refexion reelectoral' me parece de lo mas acertada. Pero sabes cual es la mayor pena en mi experiencia personal? Que muchos de los argelinos no se dan cuenta de lo que pasa en su propio pais. Te pongo como ejemplo mi marido argelino que con la excusa de que lleva mas de 20 anios fuera de su pais no termina de creerse lo que tu y muchos mas contais de la realidad politica en Argelia. La de discusiones que tenemos...
Muchisimas gracias por tu granito de arena y tan buena labor.
Saludos de una vasca con un argelino en Londres.

ALEJANDRA dijo...

hola antonio !!! buenas noches,debo contarte, que en ARGENTINA, tampoco hay democracia verdadera, es mas, dentro de unos meses,tambien tendremos elecciones y ahora se esta teniendo, una gran desestabilidad, economica, a raiz de los grande grupos de poder, que ven amenazados sus propios negocios. es mucho para contarte, aqui se sigue devaluando elpeso argentino, mes a mes, el dolar sigue subiendo y las proxmas elecciones seran mas de lo mismo. la pobreza crece entre protestas del campo, la preocupacion de morir de fiebre hemorragica, por el dengue y la clase alta, sigue fortaleciendose, mientras sigue el negocio de la efedrina, y los narco traficantes en argentina..
De eso, ya hablaremos, mas adelante !! un beso desde BUENOS AIRES!!! y espero que no me pique el mosquito, debo vijar antes a argelia!!! besos

José Antonio Doñoro  dijo...

Si, tienes razon. Asi se lo creen. Y es su pais, de modo que si con eso les vale, todos tan contentos. Evidentemente, legitimidad "democratica" de las elecciones, NINGUNA.

Farid dijo...

Creo que Argelía está viviendo un período de transición; pasando paulatinamente de una dictadura militar hacía su homóloga policial Mientrás el pueblo sigue empobreciendo con una velocidad exponencial cuando los Militares viven igual que a los Reyes.

José Antonio Doñoro  dijo...

No estoy de acuerdo con tu opinión, Farid. El régimen argelino no se basa en un poder militar o policial, sino social. La policía no es sino una forma más de dar empleo a infinidad de gente, incapaz en muchos casos de cumplir correctamente con su función.
Como pasa en España, es la partitocracia la que domina la sociedad, sólo que aquí ni siquiera guardan las formas.