jueves, 30 de abril de 2009

Unos días fuera

He estado unos días fuera de Argelia por razones médicas. No es que estuviera grave, ni siquiera que de repente me pusiera enfermo y se hiciera necesaria mi repatriación.

El año pasado estuve de baja laboral varios meses por depresión, ansiedad y alguna cosa más de esas que surgen cuando la cabeza no funciona demasiado bien. En noviembre me dieron el alta laboral, pero con la obligación de paaar periódicamente consulta psiquiátrica. Y me tocaba a finales de este mes de abril. Lo cierto es que últimamente he evolucionado a peor y a punto he estado de tener que quedarme una temporada por Bilbao. Me toca regresar al diván dentro de unas semanas y entonces se verá.

No ha sido mi único médico estos días. En enero de 2007 sufrí un accidente doméstico que casi me cuesta la vida. El tiempo que estuve hospitalizado lo aprovecharon los médicos para analizarme y encontrarme de casi todo: hipertensión, obesidad, ácido úrico, colesterol, triglicéricos y todos esos bichos que deben estar por la sangre y que en mi caso no se comportaban de forma correcta. O más bien el que no se había comportado correctamente era yo. Total, me pusieron a dieta, sin sal, sin grasas, sin todo aquello que me gusta. Cuando uno va al médico lo mejor es adelantarse a preguntarle si le va a quitar el tabaco, los porros, la heroína, las anfetaminas y el alcohol. Así el médico se contenta con suprimir todo eso de la dieta y te deja con lo demás. Pero como yo no fumo, no me drogo, no consumo alcohol, lo que hizo fue quitarme los lácteos, los refrescos gaseosos y obligarme a comer verduras.

Así me han tenido algo más de dos años (para los que me conocen, aclaro que a los refrescos de cola les quito el gas) y llegó el momento de nuevos análisis. Eata parte de mi visita médica ha salido muy bien y me han dado unos resultados estupendos, quitando un poco de colesterol. Supongo que en ello tendrá que ver que no he conseguido adelgazar en este segundo año y de hecho peso ahora ocho kilos más que el año pasado por estas fechas. Quizás es también por eso por lo que la tensión arterial sigue mal y debo continuar tomando una medicación. Espero sacar fuerza de voluntad para controlarme y recuperar parte del tiempo perdido en el reto que tengo con dos amigos para quitarnos los kilos de más. Hablaré de ello otro día.

He aprovechado el viaje a España para ver en Donosti a Lourdes, con la que fui a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf en diciembre pasado. El guiso de rabo de toro que pensábamos comer juntos había pasado a mejor vida, pero en los fogones de "Chez Loulou" se cocina bien hasta una rodaja de merluza. O unas anchoas frescas rellenas de bonito y pimientos. Lo importante es que ya cuento con las fotos de aquel viaje y en cuanto pueda concretar con Nerea, su hija, las necesidades que podemos cubrir desde el blog, lo publicaré aquí, como prometí en su día.

Hoy no trabajo en mi oficina, porque se traslada la fiesta del 1 de Mayo (los viernes no trabajamos en Argelia). Pero el domingo será la vuelta a la ofi.

2 comentarios:

ZaRi dijo...

Oye, compi, ¿no irás a hacer caso a preguntas y comentarios estúpidos? Tú eres mucho más inteligente que todo eso.

A mí me encantan las crêpes, con nutella sobre todo. Pero las como aquí, en Ceuta, en un lugar llamado Firenze. También las puedes encontrar a precio europeo en Marina Smir.

Me alegra mucho que desees conocer Marruecos, pero antes tendrías que pasar por Ceuta, ¡jajajaja! A vernos. Y además, ya sabes que no puedes cruzar la frontera, así que tendrías que ir a Orán a coger el barco de Almería y allí coger el barco a Melilla. ¡Puf! ¡Palizón de viaje! Mejor ir en avión, aunque sea en cafeteras con hélices (que, por cierto, son las que viajan a Melilla y yo las cojo con frecuencia).

Con respecto a las depresiones, las alteraciones y demás, ¿qué puedo decirte? Yo tengo 28 años, triglicéridos, colesterol, estrés laboral, depresión, ansiedad, tensión nerviosa... y la mitad de las cosas son heredadas o genética y la otra mitad son provocadas en casa o en el trabajo, con lo cual, como si lo fueran, porque... pasamos mucho tiempo en casa y en el curro...

En definitiva, yo no sé cuán bella es la vida desde Argel, desde aquí es, con perdón, un poco una puta mierda, pero... a veces, como decía U2, 'you love this town, even if that doesn't ring true, you've been all over and it's been all over you, it's a beautiful day!'.

Cuando me siento chof, que es más de la mitad de los días, la escucha y, en ocasiones, hasta funciona.

Saludos.

José Antonio Doñoro  dijo...

Gracias, de verdad.
Marruecos lo conozco, pero me faltan sitios como Tanger. Y conoceros en Ceuta sera un honor.