lunes, 29 de junio de 2009

En Oslo y comparando

Entre las fotos que tomé en Oslo hace unas semanas hay algunas que me gustaría comentar. Empiezo por la siguiente:

En realidad es sólo media fotografía y está tomada en la principal calle peatonal de la capital noruega, junto a la Catedral, hacia las nueve de la noche. O debería decir de la tarde, porque en el mes de junio sigue siedndo de día hasta cerca de las once e incluso luego existe claridad suficiente para poder caminar tranquilamente por donde no exista iluminación artificial. Como prueba de ello muestro la fotografía del Parlamento de Noruega, que saqué con mi cámara a las 0:45 horas.

No sé cómo se hace para que las imágenes aparezcan tras pulsar alguna tecla, que es lo que necesitaría en este punto. Porque la idea es que la primera fotografía completa no se vea directamente, sino transcurrido un tiempo. Así que quien quiera verla ahora tendrá que mover el cursor hasta el final de este comentario. O, de lo contrario, seguir leyendo hasta que llegue a ese punto, que es la opción recomendada.

Tomé la fotografia por lo que supone de libertad personal para vestirse y ser como cada uno quiere. Esta persona, evidentemente, no molestaba a nadie y además pasaba desapercibida para casi todo el mundo. Sin embargo, eso no lo podría hacer en Argelia. Aquí no le dejarían en paz los viandantes y la policía le reclamaría los papeles. Claro que una broma en plena calle como la que me permití con una escultura de bronce tampoco es imaginable en Argelia. Ni con la escultura ni con una chica de verdad, por muy vestida que esté.

Me queda la duda de saber si se meterían con alguien vestido como el siguiente:


Supongo que le verían simplemente raro y se le quedarían mirando, pero nada más. Y, sin embargo, aquí va la fotografía final, se trata de la misma persona de la foto inicial, aquélla de la minifalda y las medias rotas, que para terminar muestro al completo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo una duda....... Es una chica o un chico?? jajajaj
Saludos,desde Alicante!

José Antonio Doñoro  dijo...

Es un chico, por supuesto.