viernes, 30 de octubre de 2009

Democrática y popular

El otro día, en un ambiente distendido, estuve discutiendo un poco de sociedad y política con una persona de Argelia. A su afirmación de que hay una voluntad de que las cosas vayan cambiando, pero que eso requiere tiempo, le respondí que no lo veo, que la prueba la tiene en el momento en el que se celebran elecciones presidenciales al gente vota mayoritariamente por la continuidad de un régimen que no tiene ni voluntad democrática ni deseos de cambio social. Y que, por encima del pucherazo y del fraude que pueda haber en el recuento, la realidad es que la inmensa mayoría de la gente vota por esa opción, o con su abstención hace que resulte abrumadoramente mayoritaria.

Mi interlocutor me dijo algo con lo que estoy muy de acuerdo: que si la apertura a la democracia significa repetir la experiencia de hace veinte años, con un partido islamista que consigue ganar adeptos basado en el voto de la mayoría ignorante y en promesas de repartir la riqueza entre los pobres, cuando lo que detrás hay es un estado islámico totalitario y fanático que suprime cualquier libertad alejada de su credo religioso, que en esa tesitura prefiere quedarse con lo que ahora tenemos.

Esto mismo lo he dicho y lo he escrito aquí más de una vez. El régimen argelino actual puede que sea el mejor de los posibles para este país en estos momentos. La democracia occidental no es un valor universal, hay mucha gente que no ha alcanzado a sentir como propios esos valores y en sociedades como la argelina carece de sentido. La Argelia actual es caudillista, la población busca y necesita un líder en el que confiar y no un sistema de partidos que plantean dos modelos diferentes entre los que optar periódicamente.

Cuando leo lo de “República Democrática y Popular de Argelia” pienso siempre en la paradoja de que ninguno de los Estados que se definen como democráticos lo es. Y no hay pueblo más sometido a la tiranía de sus dirigentes que el de esas naciones bajo el título de populares. La verdad es que en la actualidad Argelia se podría quitar esos apellidos, porque su sistema ha evolucionado hacia una cierta libertad desde la independencia y el gobierno de partido único, el FLN aún en el poder.

2 comentarios:

José Vázquez López dijo...

Totalmente de acuerdo contigo y con tu interlocutor, de todos modos es cierto que en algunas cosas estan retrocediendo, es por ejemplo el caso del sistema financiero.

Juan Manuel dijo...

Totalmente de acuerdo
Un Abrazo
Juanma