viernes, 6 de marzo de 2009

La Batalla de Argel

El otro día estuve viendo en mi casa, con unos amigos, la película La Batalla de Argel. La verdad es que no pude verla demasiado bien, pero es el peaje que se paga cuando se es anfitrión y toca atender a los invitados. Además, se trataba de un pequeño experimento de cine casero aprovechando una pared de tres metros de largo casi pensada para pantalla gigante de cine de verano.

Se trata de un film emblemático, por muchas razones. Fue rodado en el año 1965 en blanco y negro por un director italiano llamado Gillo Pontecorvo, en España conocido por “Operación Ogro” y que con este crudo relato de la revolución argelina fue incluso nominado al Óscar de Hollywood como mejor director (también fue nominada para mejor película extranjera y mejor guión adaptado, pero no obtuvo ninguna de las tres estatuillas).

El proyecto de esta película surge de una conversación de un dirigente del FLN argelino y jugador de fútbol, Yacef Saadi, con el primer presidente de Argelia, Ben Bella. Este sabe del guión cinematográfico del futbolista y le encarga encontrar un director para rodarla. El proceso de investigación de Pontecorvo dura dos años, al final de los cuales casi no queda del guión original de Saadi, que acepta los cambios a cambio de interpretar un papel importante en la película, el personaje de otro Saadi, de nombre Kader. El director decide filmarla íntegramente en Argel y servirse de gentes de la Casbah como extras. Durante los cinco meses de rodaje no se habla de otra cosa en Argel que de ese director italiano que va a inmortalizar la lucha por la independencia.

Para hacer el papel de los colonos franceses Pontecorvo también se sirve de europeos que en esos momentos están en Argel. Puedo contar como anécdota que un español ya jubilado, antiguo jefe mío, que en esos momentos estaba trabajando para una importante constructora española y que luego pasó a la administración pública, con la que años más tarde regresó a Argelia y ocupó un alto cargo, participó en la película como extra. No puedo dar su nombre sin su permiso.

Cuando se acabó de filmar la película la situación política argelina había cambiado. Los idealistas en el gobierno fueron derrocados por un golpe de Estado dirigido por Bumedián, que instauró un régimen marxista alineado con la Cuba castrista, tampoco demasiado diferente del actual, y que con un joven Abdelaziz Bouteflika como Ministro de Asuntos Exteriores hizo de Argel el refugio de muchos grupos terroristas internacionales, entre ellos la ETA. Los nuevos líderes estaban copiando para ellos mismos el modo de vida que en la película se muestra en los colonos, algunos de los héroes que aparecían en la película se mostraban críticos con el golpe de Estado y la película era un empeño personal de Ben Bella. Pero, sobre todo, se muestra la lucha como un conjunto de voluntades individuales al servicio de una causa y sin articular una cadena de mando, un planteamiento ideológico distinto al de los nuevos dirigentes. Con todo ello, hasta cuatro años más tarde no pudo exhibirse en los cines argelinos.

Si se analiza la película, esa “batalla de Argel” es el relato de la lucha entre los hombres del Coronel Mathieu y unos jóvenes salidos de la Casbah de Argel, con victoria de los militares franceses. Se ensalza la figura de quienes deciden no morir y entregarse en el último momento, porque, como el mismo Mathieu dice, en vida siguen sirviendo a la causa. Y, efectivamente, los jóvenes de la Casbah pierden esa batalla de Argel pero ganan la guerra de la independencia cuatro años más tarde.

La principal crítica que recibió el film en su momento fue su planteamiento ideológico, cercano al Partido Comunista Italiano, mostrando con igual crudeza la represión militar y el terrorismo, pero mostrando sólo el sufrimiento causado por aquélla.

Cuento todo esto para animar a los que leen el blog a visionar una película rodada a pocos metros de mi actual domicilio y en la que quedan muy bien reflejadas las maneras de ser y pensar de estas gentes. Han pasado casi cincuenta años y las formas de vestirse y de relacionarse son muy diferentes, pero el relato conserva una gran frescura. Yo no soy experto en descargas ni legales ni paratas, así que no me siento capaz de ofrecer un link a una página desde la que descargarse La Batalla de Argel. El DVD que tengo es original, de Filmax.

9 comentarios:

mari paz dijo...

Hola José Antonio.
Hace tres años ví esa película en Orán. La sacamos de un video club.
Más tarde la echaron aquí es España en el festival de cine de Gijón. Me gustó bastante.
Despúes de ver la película fuí a visitar la Kasba en Argel y muchos lugares me resultaban familiares. También estuve en el patio de la casa de Alí La Pointe, ahora museo, que en la película murió junto con Hasiba y Omar después de que los franceses lanzaran una bomba estando ellos escondidos en la pared de la cocina de una casa.
Me cuenta mi marido que cuando los americanos invadieron Irak, a los soldados les pusieron esta película para que vieran las tácticas a la hora de poner bombas de los terroristas.
Un beso.

Anónimo dijo...

Yo no soy tan escrupuloso como tu en la cuestión de bajar películas, así que el otro día la descargué con un conocido programa y pude disfrutar de esa magnífica cinta.

Saludos.

José Antonio Doñoro  dijo...

Hola, Mari Paz.
Desconocía ese gusto de los norteamericanos por la película. La veadd es que sí, muestra hasta qué punto lo que opara muchos argelinos que ven hoy la película es un acto de terrorismo y de barbarie, justificado, para otros resulta una violecia injustificada.
¿Vives en Orán o en Gijón?

José Antonio Doñoro  dijo...

He de reconocer que me he bajado algunas películas, pero pocas. En Argelia he comprado en cambio bastantes, auqneu siemrpe te queda la duda de saber hasta qué punto es legal esa venta con sello de garantía casero, en una tienda de apariencia legal, a precios irrisorios.

mari paz dijo...

Hola José Antonio. Yo vivo en Oviedo, pero la familia de mi marido vive en Orán, por lo que he estado allí cuatro veces.
Un beso

José Antonio Doñoro  dijo...

De acuerdo, Mari Paz. Encantado de saber que lees el blog desde Asturias.

Hugo dijo...

Por que alguien no pone el link asi la podemos descargar o ver?

Casimiro33 dijo...

Aquí hay unos links de la película en YouTube.

A mí también me ha gustado la película que la acabo de ver.

Un saludo

Anónimo dijo...

La vi en uno de esos festivales de cines marxistoides que hacian en Venezuela en los años 70 pero siempre la recuerdo. En su momento me pareció una apología del terrorismo como método para conseguir fines sublimes, es ese caso la independencia nacional. La información que me das en torno a este filme cubrió un vacío de dudas acerca de la misma. Gacias. Juan Antonio. español venezolano