miércoles, 11 de marzo de 2009

A sablazos con la prensa

El lunes, festivo en Argelia por conmemorarse el aniversario en el calendario musulmán del nacimiento de Mahoma, acompañé a una compatriota al Aeropuerto Internacional de Argel, ya que tenía que tomar un avión de regreso a España. Pasé varias horas en el aeropuerto, tanto haciéndole compañía como luego curioseando por las diferentes tiendas del vestíbulo principal.

A veces las cosas ocurren por casualidad. Yo realmente me entero de muchos asuntos por puro azar. y así courrió con historia de hoy. Me acerqué al principal puesto de prensa para curiosear las publicaciones expuestas. He estado realizando por razones de trabajo una relación exhausitva de revistas editadas en Argelia y todavía intento encontrar alguna nueva; cosa que, por cierto, conseguí.

Muchas de las revistas que se venden en el aeropuerto están editadas en Francia. Creo que es uno de los quioscos mejor surtidos del país. Por mi cabeza pasaba acercarme a preguntar si existe demanda de prensa o revistas españolas y me sorprendió que la dependiente y quien supongo que es el dueño del quiosco se sintieran inquietos por mi estancia. Algo raro ocurría, mi presencia física no era la de un ladrón, así que me mantuve al margen pero observándolo todo. Casi simultáneamente se acercó otro señor que abordó al responsable el sitio para preguntarle por lo sucedido con la revista francesa Afrique Magazine. Yo no entendí nada, alguien se la había llevado. Pero eso me puso sobre aviso.

Este martes, por curiosidad, traté de saber qué es lo que había podido ocurrir. Y me encuentro primero con un comunicado de la llamada Secretaría de Estado de la Comunicación, diciendo que el último número de la revista ha sido prohibido en Argelia y los ejemplares puestos a la venta confiscados por atentado a los valores nacionales, en palicación del artículo 07/90 de la Ley de Prensa, llamada código de la información.

Más de uno se preguntará si se proferían insultos al pueblo argelino, se reproducían las viñetas famosas de Mahoma, se ensalzaba al OAS del fin de la época colonial. O simplemente se injuriaba a la bandera del país. Pensé realmente que se criticaba la política antiterrorista argelina, quizás porque en mi cabeza ya rondaba el aniversario del 11-M. En fin, que me quedé al principio con la curiosidad de saber lo que se entiende por valores nacionales.

La revista prohibida lo que publica es un dossier titulado "El crepúsculo de los generales", que comienza explicando cuál fue la relación del actual presidente, Bouteflika, con los militares que de hecho gobernaban el país y a qué precio consiguió hacerse con la Presidencia, en unas elecciones en las que todos los demás candidatos acabaron retirándose ante la evidencia del fraude.

Lo curioso es que el artículo no deja en muy mal lugar al actual Presidente, porque manifiesta su habilidad para hacerse con el poder efectivo y reducir la influencia de los que en Argelia todo el mundo llama "los generales". Ello invita a pensar que esta censura no pretende defender la imagen del Jefe del Estado, sino que puede responder a la rabieta de algún militar con muchas estrellas que aún cuenta con poder suficiente para forzar el secuestro de una publicación.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ah! Pero es que eso es muy de paises civilizados... en España no hace ni dos años que se secuestró igualmente una revista, porque aparentemente se metía con la familia de algún comandante en jefe de esos con muchas medallas....

José Antonio dijo...

O condenan a un dibujante por demostrar la vida que se pega el primogénito, que no ha dado un palo al agua en su vida y vive a cuenta de todos nosotros.
No hay tantas diferencias, ya lo sé.