domingo, 2 de agosto de 2009

Pas de problème

Estampa repetida. Un compatriota con poca experiencia en Argelia que me asegura que ha dado con la persona perfecta en el país, que está bien posicionada, que conoce a ministros y a gente muy importante y que con él no habrá ningún problema. Sirve de poco mostrar mi desconfianza y es mejor observar la escena al cabo de un tiempo, cuando se descubre que sí hay problemas, muchos problemas, y que aquella persona tan importante vivía del cuento.

Se juntan en la historia dos matices. El primero, la cultura argelina de solucionar todo gracias al círculo de favores entre amigos, que es verdad que funciona. Y muchas veces es lo único que funciona. Pero de eso a creerse que todo el mundo que se te presenta como director general dirige algo; que todo el que entra en Club de Pins es alguien importante; que todos los que nos presentan como antiguos ministros o embajadores pintan algo en el panorama argelino... va un mundo. Raro es el argelino que no cuenta con una buena lista de amigos que aparentan ser muy influyentes, dispuestos a recibir al extranjero que va a acabar dejándose el pellejo y el dinero en Argelia. Y como lo advierto y no sirve de nada, me conformo con ir sumando víctimas a la lista.

El segundo matiz es más divertido. Es lo de recibir como respuesta el que "no hay problema". Y creérselo.

Cuando en Argelia nos dicen “pas de problème” o “makesh musquela”, que ambos significan literalmente no hay problema, no quiere en realidad decir que no hay problemas, sino todo lo contrario: hay un problema, se reconoce que lo hay, pero el interlocutor manifiesta su deseo o intención de que se solucione satisfactoriamente. Es lo que en castellano en realidad traduciríamos por “no te preocupes”.

Si de verdad no hay ningún problema lo que dicen es “il n’y a aucun problème”. Aunque tampoco me fiaría demasiado.

6 comentarios:

Tito dijo...

Ufffff, más de uno se va a sentir indentificado en este post (entre ellos yo).

Lo peor es que tienes razón, TODOS SON PRIMOS O HIJOS DE,la cuestión es saber, si eso va a ser bueno a malo para tus negocios.

Yo, lo he hecho a la inversa, coger a una persona con un perfil determinado, sin preocuparme si es o no familiar de. Lo "socios" locales, ya tendré tiempo de "auditarlos".

Venga, que os quedan solo 29 dias.

Nota: igual nos vemos antes.

José Vázquez López dijo...

Totalmente de acuerdo. En mi corta relación con Argelia he encontrado varios casos que coinciden totalmente con tu decripción y los argelinos que yo conozco, pasan mas tiempo vendiendose que resolviendo.

Anónimo dijo...

hola
no hablo bien el español pero qreo que tu observacion es bueno , discubri esta blog ayer y me guta mucho , espero que me ayuda a mejorar mi español,
salam

Farid dijo...

Comparto lo que dices, pues si pasan tiempo vendiendose que resolviendo .

José Antonio Doñoro  dijo...

Gracias a los cuatro por vuestra aportación.

Stefan Benchimol dijo...

Yo creo que estando ahora las cosas como están en Europa muchos Argelinos, Marroquíes, etc... Se han subido al carro de las amistades o cobrar cuotas para "facilitar" la entrada al mercado del país.
El problema es que en cuanto cobran esa cuota desaparecen, o bien te hacen gastarte un dinero en implantarte para luego no ofrecer nada serio.
Está claro que sin influencias no podrías entrar en un mercado extranjero, pero sin un bueno apoyo logístico tampoco.