miércoles, 22 de julio de 2009

Mi piso de Bilbao

Lo que voy a contar no tiene nada que ver, en principio, ni con Argel ni con Argelia. Es una historia personal que sólo interesará a mis amigos, quienes me conocen. La cuento con detalle, consciente de que resultará un poco pesado de leer. Y lo advierto de inicio para ahorrarles el castigo a los demás.

Desde hace unos seis años tengo piso propio en Bilbao. Tuve que mirar mucho para encontrar una vivienda al alcance de mis posibilidades y que estuviera a una distancia prudencial del centro de la ciudad. Me gusta Bilbao, especialmente el Casco Viejo, y no me apetecía tener que buscarme casa a diez, veinte o treinta kilómetros; quería algo que tuviera siempre la posibilidad de llegar andando a la Gran Vía, sin depender para todo del coche.

Al final encontré lo que en Argel se llamaría un nivel de chalet, pero más parecido a esa calidad argelina que a la vasca. Se trataba de una primera planta en una casa antigua de un barrio llamado Iturrigorri (en euskera, fuente roja, por la proximidad de una fuente de aguas ferrosas en la ladera del monte Pagasarri). Allí hay varias casas de madera con accesos independientes desde la calle a sus plantas, aprovechando la pendiente del terreno y unas escaleras que vertebran el barrio. Mi casa era la única con estructura de hormigón, gracias a los trabajos de un propietario anterior, encofrador de profesión, que la tiró entera y reconstruyó. Muy pequeña, 45 metros cuadrados, aunque con un terreno adyacente, disponía de un ático aún sin acondicionar. A ello le dediqué los dos años siguientes. Entre la compra del piso, el terreno y las obras, casi doscientos mil euros, que pude afrontar gracias a un crédito bancario, otro familiar y los ahorros de la llamada cuenta vivienda.

En Argelia es muy normal que la construcción sea anárquica, que cada uno haga lo que quiera, que sobre un edificio ya construido edifique una nueva planta, o que en un terreno se haga su nueva casa. Y sale adelante sin problemas, salvo que tenga enemigos poderosos y bien situados. En España no es así. Por eso, cada vez que me ofrecían la posibilidad de adquirir un piso me informaba bien de su situación legal.

Cuando estaba negociando la compra de mi vivienda acudí a conocer la llamada situación urbanística. Me explicaron los dos problemas que mi posible nuevo hogar presentaba. El primero, que estaba previsto que se modificara el acceso desde la autopista a Bilbao por el barrio de Rekalde, tirando un puente que actualmente afea la plaza del bario y que el desvío podría sobrevolar mi finca. El segundo, que el llamado Plan General de Ordenación Urbana proponía que mi vivienda fuese más grande, pero desplazada para guardar mayor separación con la del vecino.

Para saber en qué consistía eso de sobrevolar mi finca me personé en el llamado Departamento Foral de Obras Públicas, algo así como el Ministerio provincial o departamental que construye y gestiona las carreteras. Los técnicos me explicaron que lo que figura sobre los planos es una reserva de servidumbre planteada por el ayuntamiento, pero irrealizable, porque no se puede construir una autopista con un radio de curvatura que limite la velocidad a menos de 50 kilómetros a la hora, de modo que tendrá que pasar por otro lugar bastante alejado de mi casa. Además, me decían que todo el mundo habla de tirar el puente sin pensar que el desvío tendrá que afectar a otras viviendas y que serán otros diferentes los que se quejen, de modo que no creían que nunca llegue a realizarse una obra costosísima que no puede satisfacer a todos.

Más tranquilo, acudí a enterarme de las consecuencias de ese Plan General que modificaba la situación de mi casa. Me recibieron en el Ayuntamiento y me explicaron que lo que sucedía con mi casa es lo habitual en casi toda la ciudad, que en un esquema ideal se plantea que el día que se construya una nueva casa se haga en esas nuevas condiciones, para ampliar aceras, dejar separación entre fincas, etc. pero que mi vivienda no estaba en lo que técnicamente se llama fuera de ordenación.

Al cabo de un par de años me llevé una sorpresa. Los vecinos empezaron a hablarme de una visita de la Concejala de Urbanismo, con ganas de dar un pelotazo en el barrio. Había explicado en una reunión que el Ayuntamiento iba a modificar el Plan General para construir en el lugar unos nuevos bloques de viviendas sociales y que primero construirían otros bloques en un lugar cercano para realojar a los que actualmente vivimos allí, La concejala en cuestión, Julia Madrazo, del partido Izquierda Unida, es hermana del entonces Consejero del Gobierno Vasco de Vivienda, de modo que todo quedaba en casa y ambos hermanos seguían sacándose fotos de entrega de llaves de pisos sociales, aun haciéndolo a costa de quitar la vivienda privada a los que ya la teníamos. Acudí a informarme en el Ayuntamiento y me dijeron que era algo que se había planteado de forma voluntaria, que si los vecinos no queríamos no se haría. Que estaba teniendo bastante rechazo la idea de que a cambio del piso nos darían a cada uno una vivienda social en la que la propiedad no es tal, sino por un período de 75 años. Y sin posibilidad de vender libremente el piso, de manera que si algún día deseo trasladarme a otro mejor no puedo vender mi casa y comprar otra, sino que la mía sólo la puede adquirir el Gobierno Vasco y al precio que él quiere pagarme. No obstante, hay vecinos mayores, con pisos de estructura de madera en mal estado, que viven en fincas de difícil acceso o incluso sin escrituras. Y que pare ellos supondría una mejora de su situación personal. Así que entregué un escrito comunicando que era contrario a esa posible permuta de mi casa por una vivienda social y asunto terminado. O eso creía yo.

Tras las últimas elecciones autonómicas, el tal Javier Madrazo perdió su condición de Parlamentario Vasco y sobre todo de Consejero de Urbanismo, para alivio de la ética política y la honestidad en la función pública. Pero eso no afectó al cargo de su hermana en el Ayuntamiento de Bilbao. Supongo que en consejo de familia se han dicho que ya que no pueden seguir medrando con la vivienda pública en todo Euskadi, tendrán que concentrar el negocio en Bilbao. Y han vuelto a la carga contra mi vivienda.

Hace poco me llegó una carta certificada de que el Plan sigue adelante y que en el lugar de mi actual vivienda van a construir un bloque de varias alturas. Y parece que van en serio.

No me hace ni pizca de gracia saber que me quieren dejar sin lo único que tengo, mi casa. Desde que me enteré hace unas semanas estoy un tanto afectado. Por eso lo he contado aquí con bastante detalle. Sé que no tiene nada que ver con Argelia, que actualmente el blog lo lee gente a la que mi vida le trae sin cuidado, que ni me conoce y que lo que le interesa es que cuente historias relacionadas con la vida diaria en Argel. Pero como el problema que he narrado afecta a mi estado de ánimo, a mi percepción de la realidad diaria, es justo que lo comente para que se sepa que a veces hay situaciones persónales, que nada tienen que ver con lo que los demás saben de nosotros, que afectan a nuestro comportamiento.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues vaya faena... Yo soy de las que te leo a diario y aunque en principio era tu link a Argel , mi ciudad adoptiva, lo que me hacia meterme en tu blog, ahora es mas el simple hecho de querer saber que haces, donde te metes y hasta como te encuentras de animo.
Esto del internet es todo un misterio...
De todo corazon te mando animos pare que puedas afrontar lo que te eche la vida con endereza e integridad.
Euskalduna en Londres

José Luis dijo...

Estos coministas, tan en contra de la familia tradicional en general, cuidan mucho de la suya en particular y de supropio enriquecimiento. Que España esté en ruina no es por casualidad.

Perla Zapata dijo...

Hola... pues yo siempre que puedo leo tu blog.... aunque pasen dias que no pueda entrar y si ya hay 10 publicaciones tuyas sea de lo que sea me encanta leerlas! y es muy valido que es escribas sobre lo que te apetezca!!
Desde Mexico un fuerte y caluroso abrazo... espero de todo corazon que las cosas vayan cambiando para bien por ti!! y que de las malas vivencias nos ayuden a crecer aun mas!! =) ah declarar que todo irá de maravilla!! por que hasta yo necesito creerlo para mi misma!! abrazos!!

Farid dijo...

Siento y de profundo todo lo que estás pasando en relación con la situación de tu piso, me ha pasado igual con el terreno que pensaba comprar , pagué una fianza pero al fin del cabo me dí cuenta de que por debajo del terreno resedía un gran problema difícil su arreglo..no sabia que hacer para recuperar la fianza ..llevé el caso a juzgados , pero al fin del cabo el deuño se recapacitó, y se ofreció para arreglar la sitaución a buenas devolviendome mi dinero, llevaba 3 años buscando un terreno para pader leventar mi casa y por fin el pasado día 14 de junio firmé la escritura de uno ubicado en la wilaya de Tipasa me diante un poder dejado a mi hermana , es muy difícil arreglar un problema imprevisto cuando se está viviendo fuera del país, lo única que te puedo decir José no hay mal que por bien no venga, ármate de ánimo y paciencia son la clave de la ciencia.


ánimo.

José Antonio Doñoro  dijo...

Gracias a todos.

Inesia dijo...

Desde Montevideo le deseo suerte con este tan complicado problema de la vivienda propia-
Mucha gente lucha por conseguir un techo donde seguir viviendo tranquilamente el resto de vida que nos quede
En una fábrica de vidrios que se clausuro, por muchos años hubo un cartel ,que de verlo a diario me lo aprendi de memoria y decia" que la única lucha que se pierde es aquella que se abandona"
asi que a luchar por su casa..
saludos
Ines de Mdeo

José Antonio Doñoro  dijo...

Inés, puedes dar pro seguro que no me quedaré de brazos cruzados. El hecho de contarlo es una muestra.

anabird@live.com dijo...

Indudablemente, la situacion a la que estas sometido de perder tu residencia es lamentable, en Puerto Rico no es asi. Los canones legales sobre la propiedad te dan la absoluta libertad de quedarte con ella, remodelar, vender, construir y jamas nadie ni tan siguiera el gobierno puede decidir sobre esta. Ojala puedas resolver la situacion, que imagino te afecta. Un beso.

anabird@live.com dijo...

Entiendo como debes sentirte, lamentable situacion. en Puerto Rico las leyes cobijan los derechos de la propiedad y en ningun momento persona o gob puede disponer de lo tuyo. Espero que puedas solucionarlo. Beso.