domingo, 19 de julio de 2009

Quid pro quo

Voy a ser bastante incorrecto, políticamente hablando.

Que yo escriba un blog no quiere decir que mantenga un consultorio ni una oficina de información sobre Argelia. Es algo que me parece evidente, pero que algunos olvidan.
Intento responder cuando las preguntas que se me plantean son de tipo sentimental, alguien que ha estado antes en Argel y quiere recuperar un contacto, una persona enamorada, otra que por el blog recuerda sus años en Argelia, la que está unida por lazos familiares al país…

De la misma forma, huyo de responder a quienes por razones laborales quieren conocer más del país y me preguntan si es seguro, qué zonas de ocio existen, cómo es la vida en Argelia, etc. Muchas veces son cuestiones a las que ya he ido respondiendo anteriormente en diferentes post de este blog. El que se lo lea entero tiene la respuesta. Y si leerse mis 600 comentarios supone mucho trabajo, lleva mucho tiempo, a mí me da más el tener que responder a cada una sus preguntas.

No me niego a responder, sino a dedicar mi tiempo libre a ello. Quien quiera saber más puede llamarme por teléfono y hacerme las preguntas que quiera, que intentaré responder. Ya sé que cuesta dinero llamar, pero dicen que “al que algo quiere algo le cuesta”.

Hubo una época en la que me quitaba hasta horas de sueño para poder responder a todo el mundo. Luego he ido comprobando que algunas de esas personas han tratado de despegarme de sus vidas, incluso de malas maneras, cuando ya no me necesitaban o sus intereses discurrían por otras vías. Y los hay que cuando se han instalado en Argel no han tenido el detalle de incorporarme a su grupo de amistades locales, sabiendo que términos como quedar y salir son muy apreciados por los que como yo se hayan solos en Argelia y necesitados de vida social. Entonces, ¿merece la pena dar tu tiempo cuando puedes, e incluso cuando no puedes, para que luego no te den su compañía esos mismos cuando sí podrían hacerlo?

De lo que estoy contando he vivido tres ejemplos en menos de una semana. Diferentes entre sí, pero cortados por el mismo patrón.

Siempre pagan justos por pecadores. No sé si fiándome de mi intuición, como últimamente ya hago, habría conocido a gente como Farid, Isabel, Lourdes, Maica, Maya, Nesrine, Olga, Pablo, Raquel, Roberto o Vanesa, por dar unos cuantos nombres en orden alfabético. Y siento que voy a dejar a otros nuevos en la estacada, salvo que den ellos el primer paso.

5 comentarios:

Juan Manuel dijo...

Res non verba.

Un Abrazo
Juanma

Anónimo dijo...

De todo hay en la vina del senor (perdona las faltas pero el teclado english no tiene la enie ).
A mi personalmente me has ayudado mucho ...pues la proxima estancia en Argel tendre muchisimos sitios que ver, donde comer y disfrutar etc gracias a tu blog.
Hasta mi marido que es de ahi alucina con mi lista de 'things to do when in Algiers' :)
Muchisimas gracias por compartir 'the good , the bad and the ugly' de Argel con tu lectores.
Take care, Euskalduna en Londres.

Farid dijo...

Me parece muy correcto lo que dices, al que algo quiere algo le cuesta , pero lo peor es que cada día la gente se acostumbra de vivir a costa de los demás sin prestar atención al daño tanto moral como sentimental que puedan causar a terceros ; apesar de esto sigo confiando en que por algún rincón del universo sigue existiendo gente correcta, honrada con quien se puede fiar, y para terminar digo: En la vida hay muchos colores aparte del blanco y negro.

Anónimo dijo...

Plas plas plas(aplauso!!)
Si no fuera porque...te pedia matrimonio!!
Cristina

RAQUEL dijo...

Mi filosofía de vida: Haz con los demás lo que te gustaría que hicieran contigo en las mismas circunstacias. Ahora eso sí, no esperes recibir lo mismo de dicha persona, aunque no dudes que en los caminos de la vida lo recibirás con creces. Y recuerda que el que muere no puede llevarse en su viaje nada de lo que consiguió y tiene, pero se llevará, con seguridad todo lo que dió. Así que gracias por lo que nos ofreces y compartimos juntos.

Un saludo.

Raquel