miércoles, 15 de julio de 2009

Oui, je crois

Soy cristiano, católico, y creo en Dios. A alguna persona que se me ha confesado (si se me permite el término) atea o agnóstica le he dicho alguna vez que me da pena, pero no por su repercusión en el más allá, que yo no soy nadie para saber ni intuir el destino que Dios le tiene reservado a cada uno, sino que en realidad me da lástima que lo sean por su repercusión en el más acá. La fe da una alegría que el que no la tiene no la puede entender. Aunque es cierto que te acostumbras a llevarla contigo y llegas a no apreciarla, salvo cuando piensas lo que sería de tu vida sin fe.

¿A qué viene esta homilía y qué tiene que ver con Argelia? Es lo que pensaba al comprobar que el escepticismo en la vida no es bueno, que es uno más feliz si resulta un poco más ingenuo y se lo traga todo. Me ocurre en Argelia y supongo que lo mismo sucederá en todos los órdenes de la vida.

En mi bloque de apartamentos han colocado un cartel anunciador de que se va a cobrar a cada vecino su cuota del importe del presupuesto de reparación del ascensor. Si no se hiciera así la mayoría no pagaría. Visto en positivo, lo de subir mis ocho pisos a pata tiene toda la pinta de acabarse en unos días, aunque el pesimista me recordará que ahora tendré que apuntarme a un gimnasio.

En la oficina de Correos me han atendido sin problemas pese a haber perdido el contrato del servicio a Internet. Dicen que me lo arreglan en unos pocos días, que lleve el módem y lo solucionan. Si yo fuera recién llegado, anunciaría al mundo que mañana tendré otra vez acceso a Internet.

Lo malo de ser escéptico, de haber perdido la fe, es que no te puedes decir “vale, ahora voy a creer”. Para que la recupere me tendrán que convencer.

¿A que existe un paralelismo con mi frase de comienzo de hoy?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Caro amigo: hoy me ha gustado mucho el post que has escrito.Coincido contigo en esto de la fe, de la alegría que te da tener fe en algo, el confort que llega al alma cuando uno eleva una oración a Dios, Jesús o al que le toque.
Yo tengo como 7 u 8 estampitas de santos y vírgenes y algunas veces en mi vida los he puesto a todos en fila con un vela prendida..te parecerá quizás hasta cómico, pero tal era mi situación en algunos momentos, que mi fe me decía que debía hacerlo..
Y respecto a lo que dices en otros post acerca de la amistad, sigue teniendo fe en que hay personas que, cuando te brindan una amistad, lo hacen de corazón..Un abrazo.Verónica Selios Paolillo

José Antonio Doñoro  dijo...

Gracias, Verónica.
Yo no me había referido a la amistad y que te la ofrecen de corazon. He vivido hace muy poco, por no decir que lo estoy iviendo, una experiencia de amistyad egoísta, que te usa cuando te necesita y cuando le viene mejor olvidarte lo hace autojustificando su proceder. Me duele, porque doy de corazón y nunca me espero esas cosas, pero no sé si, como me ha dicho un amigo, es mejor escarmentar y dejar de darse de esa forma.
De todas formas, mi post se refería a creer en que las cosas en Argelia se irán arreglando. Y esa fe es la que no tengo.

Clara dijo...

hola qué tal? ya que estàs viviendo en un pais diferente al tuyo me preguntaba como ves la vida de las mujeres no musulmanas en Argelia; siempre me ha parecido interesante la convivencia entre culturas y/o credos diferentes

Gracias y felcitaciones por tu blog
Clara