martes, 21 de octubre de 2008

Gastronomía

El otro día acudí en Bilbao con Ismael a un desfile de modelos. A él se le habrá pasado más que a mí el síndrome argelino y vería algo más que piernas y ombligos; aunque tampoco demasiado, porque llegamos tarde y nos perdimos la presentación de los diferentes modistos. Tuve la fortuna de encontrarme con Izaskun, compañera del Orfeón, aunque como yo defenestrada en la última Asamblea.

Tras el desfile pudimos participar de un pequeño ágape, encargado a un restaurante marroquí de Bilbao. No sólo me sirvió para ganar unos gramos de peso, sino también para constatar que la comida tradicional marroquí y la argelina no e parecen en realidad demasiado. Tienen en común casi toda la repostería, a base de miel, almendra y en ocasiones pistachos, así como dulces que hay que freír en aceite, de la misma forma que en la repostería andaluza. Fuera de eso, los otros dos puntos de contacto son el té a la menta y el cuscús.

Quienes por haber estado en Marruecos piensen que ya conocen la cocina magrebí, se equivocan. Es una razón más para visitar Argelia, un país tan grande que la gastronomía regional ofrece variaciones muy considerables. En Annaba reina el burek y el brik de origen tunecino. Los platos del desierto son comunes a casi todo el Sahara. En el oeste se emplea más la canela y el azúcar glaseado al estilo marroquí, además de la llamada “calentita” que mi amiga Eliane, española nacida y criada en Orán, conocerá muy bien. Alrededor de la región de Aurés, prácticamente entre Sétif, Biskra y Constantina, se da la comida más genuinamente argelina. La Cabilia ofrece sus platos propios. Y es en Argel donde confluyen todas las tendencias, aunque la que reina es la pizza.

4 comentarios:

C.Ruiz dijo...

José Antonio,
yo también soy bilbaína y he sentido mucha empatía leyendo tus post y tus divagaciones. Yo vivo en el Cairo y seguro que la vida aquí es más ligera que en Argel.
Hablas de un restaurante marroquí...será el que está por detrás de la estación, subiendo la cuesta??? allí estuve en verano y me parece que el sitio está de moda.
Seguiré visitándote en tu blog.
Un abrazo

Mi vida en 20 kg. dijo...

Segun lei estas un poco enferma, espero te recperes pronto, la comida marroqui me encanta, pero en Egipto aun no encuetro un lugar donde la hagan bien.

Un beso ( te encontre por el concurso 20 min)

José Antonio dijo...

Hola.

Si, el restaurante marroqui es ese mismo detras de la estacion, en esa calle paralela a Bailen que no se como se llama. El restaurante, eso si, es Marraquech.

Cuando vengas a Bilbao, si coincidimos te invito a ir juntos. Pero a mi no me parecio que fuera una buena comida marroqui, la verdad. Es mejor en El Djanina de Argel, que cuenta con los reyes de España entre sus clientes. Y es asequible, unos 25 euros más el alcohol.

Bueno, te saludo desde Argel. No respondi antes porque no me conecté hasa ahora, ya que llevo 24 horas en Argel. Un beso.

C.Ruiz dijo...

Hola Angel,
pues sí es el mismo y estoy de acuerdo contigo, los entrantes fueron buenos, pero los platos principales nada del otro mundo.El otro rest. no lo conozco, pero para la próxima. A ver si coincidimos en uno de nuestros viajes!
Saludos