domingo, 28 de diciembre de 2008

Una jaula

Sigo en Bilbao, de Navidades. Ya hace una semana que llegué y no he salido de la ciudad, si exceptuamos la cena en su casa de Alonsotegi con la que Itziar y Jon nos obsequiaron a mi amiga valenciana que pasaba las Navidades en Bilbao y a mí la noche del 23. Bueno, y la visita al caserío de la hermana de Itzi al día siguiente. Así que lo dejaremos en que no he salido del Gran Bilbao en más de una semana. Y eso empieza a agobiarme.

La conexión con el mundo la he establecido por medio del ordenador. Puedo así saber que Bogdan está preocupado por su viaje en Rumanía entre Brasov y Constanza, porque esta pasada noche tuvieron 22 grados bajo cero y una temperatura tan extrema afecta al parecer a las agujas de la vía férrea. Me lo creo, simplemente, no entiendo de trenes.

Me cuenta Maricarmen, antigua compañera de trabajo y siempre amiga, sus últimos problemillas de salud y la alegría con la que vive. Y tengo a Farid deprimido por razones más que suficientes para estarlo y me gustaría darle un abrazo y ayudarle; pero no llego desde aquí más que a enviarle mis palabras, aunque sé por experiencia propia bien reciente que no sirven de gran apoyo.

Ismael me cuenta sus vacaciones de Navidad en Thailandia y se me ponen los dientes largos, larguísimos. Le cuento que no podré ir a visitarle este año y que nos veremos por estas tierras. Casi me pone la pistola en la sien: tengo que ir, sí o sí. Pero no tengo fechas.

Los amigos del blog me escriben. Hay gente como Lola de la que hace tiempo que no sabía nada y cuya correspondencia recibo con gran ilusión. Aún no me ha escrito Maya, por la que siento una especial debilidad; pero soy yo quien le debe e-mail desde hace mucho tiempo, quizás porque he seguido buscando que me enviara uno de esos mensajes profundos que sólo ella sabe escribir. Y recibo noticias de Luz, de Diana, de Nesrine y de otros que no nombro.

Sigo en Bilbao y creo que necesito escaparme ya. O yo también empezaré a soñar con los vampiros de una amiga.

3 comentarios:

Niretzat - Para mi dijo...

Mmmm... sacamos unos billetitos y nos vamos a probar los trenes nuevos un día de estos? Hace?

José Antonio Doñoro  dijo...

Claro que hace. Vamos, cuando quieras. Se me empieza a caer el mundo encima, yo esperaba estar acompañado todas las Navidades y no ha podido ser...

Anónimo dijo...

José Antonio, José Antonio ! mil gracias , te envio del mas profundo de mi corazon mil gracias! , no puedo creerlo ! espero no estar sonando ! tu acabas de citar mi nombre en tu BLOG, en tu magnifico blog que admiro!.
Acabo de entrar a casa, pasamos el dia mi familia y yo en Chrea,( te enviaré las fotos manana) habia nieve, lo pasé estupendo! y la felicidad que me procuro este dia aumento aun mas al abrir tu blog y ver que hoy pusiste mi nombre en él!, la verdad es que llamé en seguida a mis padres para mostrarles que yo figuro en tu blog. , eres muy amable !
Ness.