sábado, 14 de febrero de 2009

Para todas, pero en especial para ti.

Me gustaría ser más original… pero va a ser que no. Toca hablar de San Valentín.

El hecho de que el Día de los Enamorados se celebre en la festividad de una santo católico debería ser suficiente para suponer que en Argelia no se celebraría tal acontecimiento. Bien, pues la suposición es errónea: San Valentín, el Día de los Enamorados, se celebra y mucho en Argelia.

Debería corregirme y aclarar que la celebración de esta jornada tiene lugar en las grandes ciudades, en el norte de Argelia. Maica me podrá rectificar, pero no me imagino a un mozabita de Ghardaia llevando hoy al cine a su señora esposa.

En Argel aumentan mucho las ventas de flores en general y de rosas rojas en particular en este día. De todas formas, ese gusto para nosotros tan hortera suele salir a relucir y yo sé de alguien que le compró a su mujer unas flores de plástico, porque eran más bonitas y con brillos que las naturales.

El año pasado le di a cada una de mis compañeras de trabajo una tableta de chocolate Toblerone, que había comprado en el Duty Free Shop de Barajas. Pero este año cae en sábado y no trabajamos. Suelo llevar todos los días croissants a la oficina para el desayuno, pero mañana no lo haré, porque por razones que no vienen al caso no tendremos muchas ganas de celebración. Cuando la ruindad se junta con la avaricia surgen cosas raras y sólo espero que lo más apropiado no sea llevarles mañana a dos de ellas una cestita con naranjas. Ellas ya me entienden; los demás no, claro, pero es que no quiero que se me entienda.

Me permito dedicar el post de hoy a todas las personas que me han contactado durante este último año porque llegaron hasta mí debido a su amor por un argelino. Son bastantes, pero nombro a ninguna porque en muchos casos desearán el anonimato de sus sentimientos.

Feliz día a todos los enamorados. Y a ti, cariño, un beso.

2 comentarios:

may dijo...

Me encantan las rosas rojas, la verdad q como nadie m las regala me las regalo yo, pero no naturales sino de tela, son una imitacion muy digna y alegran muchisimo una estancia, x esta razon las tengo x toda la casa, supongo q en el fondo queda algo de romanticismmo en mí.
No conozco el día de San valentin en Argelia ,pero si t puedo contar q si he comido en un restaurante en familia con mujeres muzabitas. Y todavia estoy asombrada d como podían comer con tanta dignidad sin verle la carita. Porq no se si sabes como visten las mujeres muzabitas en Argel, te lo explico antiguament habia un vestimenta especial pero ya se ha perdio, ahora llevan una especie de vestido largo no importa el color y llevan un mantelito blanco o negro q solo le permite ver sus ojos. Verlas comer con el mantelito es toda una experiencia. Pero si miras con mas atención puede ser q las reconozcas mejor hay muchisimas en la capital.
La proxima vez q baje a Argel t presentare a alguna q y iremoa a comer contigo aun retaurant y porsuesto con sus esposisimos ¡vayamos a tonterias !

Un besito!

José Antonio Doñoro  dijo...

Por favor, por muy bin hechas que estén, son de tela. Pásate al natural.
Recuerdo esa vestimenta, era muy utilizada en Annaba cuano viví allí el año 1993. En Argel se ve muy poco.
Será un honor participar de esa comida.
Un beso.